domingo, 27 de septiembre de 2015

Una pequeña aclaración

¡¡Hola!!

¿Qué tal vais? Espero que geeeeeenial ^^

Después de haber recibido algún comentario e incluso algún mail sobre mi última actualización de blog, quería escribir para intentar aclarar un poco mi última entrada.

Como comentaba en la anterior publicación, la idea que tengo de opositar no es la misma que lleva cualquier opositor, pues no tengo prisa en sacármela ya que tengo trabajo lo que suponen mis ingresos, mi cotización, etc. No obstante, las pocas horas que me quedan al día después de trabajar, hacer cosas en casa, hacer ocio.. las quiero dedicar a seguir estudiando la oposición. Evidentemente sé que con tan pocas de dedicación  me puedo jubilar opositando pero.. ¿qué me importa? Eso significaría que el trabajo me ha ido bien y no he tenido que poner en marcha "mi plan B" al 100%

Hay personas que trabajan y se sacan poco a poco otra carrera, estudian otros idiomas, etc. pero a mí no me motiva, en cambio, estudiar una oposición a mi ritmo e ir avanzando lentamente por si me quedo en paro sí..

Analizando la situación:

¿Qué perdería?

Absolutamente nada, insisto en que las horas a dedicar son orientativas, porque si un fin de semana me voy a pasarlo fuera de mi casa no me lamentaré por ello, sino que lo disfrutaré gratamente, tampoco me quedaré sin ir a cenar, ir a la playa o donde sea :P

¿Qué ganaría?

Además de conocimientos de materias que me gustan, me permite ir avanzando en la oposición. Si me quedo desempleada, pues de una manera u otra habré avanzando, quizá soy demasiado positiva, pero de de eso no me cabe la menor duda :D

Por ejemplo: imaginad una persona que está contenta en su trabajo, pero plantea que si se quedara sin trabajo le gustaría opositar a Técnicos de Hacienda. Esa misma persona es contable y considera que estudiar la oposición le interesa y además, le puede ser provechoso para su trabajo. Entonces, decide apuntarse al CEF e ir haciendo ejercicios de contabilidad el primer año, el segundo hacer resúmenes del tercero y los próximos ir actualizando, leyendo, estudiando.. Para mi esa persona no estaría perdiendo el tiempo y si, finalmente, se quedara sin trabajo a mi no me queda ninguna duda de que tendría muuuuucho avanzado si lo comparamos con alguien que se inicia con la oposición a tiempo completo.

Pues así es como yo me tomo la oposición, podría ser que algún día como algunos habéis dicho me acabe hartando y la deje de lado, ¿quien sabe? :) Por el momento seguiré viviendo así mi presente y el futuro ya dirá :D

¡¡Un saludo a todos!!

PD: os agradezco los comentarios y los mails que me habéis enviado dando vuestro punto de vista, para nada los borraría, pues están hechos desde el respeto y todos los puntos de vista son muy lícitos y nunca vienen mal ;)

¡¡Ánimos a todos!!


4 comentarios:

  1. Hola Sandra!

    Acabo de leer tus entradas! :) Yo creo que en la vida no hay un único modo de hacer las cosas y que cada uno se plantea el camino como más se ajuste a sus necesidades y a su propia visión del mundo. Del mismo modo que hay personas que se dedican a tiempo completo a la oposición, hay personas que ya sea por sus circunstancias, por sus necesidades o por su voluntad de independencia deciden compatibilizar oposición y estudio. Mi prepa, que es muy sabio, siempre dice que "lo aprendido nunca cae en saco roto".

    Personalmente, me parece muy duro ya de por sí opositar (lo mío me está costando, que ya llevo unos cuantos añitos...), con lo cual sólamente imaginar a mayores trabajar y ganar un sueldo me parece, como poco digno de ADMIRACIÓN.

    Solamente quería mandarte toda la fuerza del mundo y mucho, muchísimo ánimo para afrontar esta etapa.

    FUERZA COMPI!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carperista ^^

      No puedo estar más de acuerdo con todo lo que has dicho. Muchas gracias por tus consejos, tus palabras y tus ánimos. Lo tuyo sí es digno de admirar, en la convocatoria llegaste muy lejos y lo hiciste genial, aunque tú no tengas esa sensación estoy segura que muchísimas personas no podrían llegar allí. Si te lo propones y quieres estoy segura que llegarás a tu meta :)

      ¡¡Yo también quiero enviarte muchísimos ánimos!!

      Eliminar
  2. Holaaaa, yo fui un anónimo que te hizo el primer comentario sobre lo que comentas en esta entrada.

    Lo primero, me alegro enormemente que no te haya sentado mal para nada.

    Lo segundo es que entiendo totalmente tu punto de vista. Lo que quería poner de manifiesto es si te mereceía la pena un esfuerzo tremendo (porque sacarte otra carrera o estudiar un idioma claro que es complicado, pero nada te exige tanto como una oposición yo creo) con el riesgo de saber que después de 6 años sacrificándote para estudiar (porque aunque lo hagas en tus ratos libres es evidente que supone un desgaste extra) puede venir un año como ha sido este para la judicatura en el que, entre reforma y reforma, te cambien más de medio temario. Eso le puede pasar también a alguien que estudie a tiempo completo, pero en tu caso es todavía más esfuerzo.

    Yo es que pienso que estudiar una oposición, con independencia del resultado que se obtenga, quita años de vida. Aunque también te digo eso estando totalmente convencida de que mi camino es este y lo que haga falta por lograrlo.

    En cualquier caso, te deseo muchísimo ánimo y mucha fuerza, es una decisión valiente y eso es innegable. Te deseo mucha suerte tanto en el trabajo como en la opo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola de nuevo anónimo :D !

      ¿Merecerá la pena? Pues no lo sé, eso lo sabré con el tiempo... Pienso que en caso de no aprobarla y cansarme de ella no habré perdido tanta vida, porque como decía no dedicaré todo mi tiempo libre a estudiar, sino una parte del mismo. También creo como decía Carpersita en el comentario anterior que "lo aprendido nunca cae en saco roto", pero entiendo qué quieres decir ;) En cualquier caso iré plasmando en el blog todas esas sensaciones jiji

      ¡¡Un saludo y yo también te deseo mucho ánimo y fuerza!!

      Eliminar